Preparad un buen pan de pueblo a la hora de degustar este plato, hasta que no se acaba la salsa es imposible parar, por lo menos en mi casa, tan fácil y rápido de hacer y qué bueno que está.
Los mejillones son muy baratos y fáciles de encontrar en cualquier mercado y no tienen ninguna complicación a  la hora de cocinarlos.

Ingredientes:

1 kilo de mejillones
Aceite de oliva
Harina
Pimentón
Vino blanco
Pimienta cayena

Limpiamos bien los mejillones y los ponemos en una cazuela tapada al fuego para que se abran.
En una sartén ponemos un chorrito de aceite y cuando está caliente le echamos la harina una cucharada bien generosa, removemos bien y ponemos el pimentón, como media cucharada de café, seguimos removiendo y cuando esté bien mezclado echamos el vino blanco, un chorrito, y la pimienta, seguimos removiendo y vamos echando poco a poco el caldo de los mejillones hasta obtener una salsa más bien espesa.
Una vez que tenemos la salsa podemos mezclar con los mejillones y servir, por favor que no se os olvide estar bien provistos de pan es la mejor manera de disfrutar este plato.

Para mí la mejor de las guarniciones son siempre las patatas, que además dan mucho juego porque se pueden preparar de formas muy distintas y así nunca un plato se hace aburrido. La receta que traigo hoy se lleva haciendo en mi familia desde siempre y quedan tan buenas que podría prescindir perfectamente del plato principal y dedicarme sólo a las patatas, y si tenéis invitados este es el toque perfecto para luciros, además no es nada complicado de preparar. Sólo hay que tener en cuenta si queremos darle un poco de alegría picante o no, o a unas sí y a otras no.

Ingredientes:

Patatas pequeñas
Aceite
Sal
Ajo
Perejil
Pimienta cayena

Lavamos bien las patatas, no hay que pelarlas. Las cortamos por la mitad y les hacemos unos cortes en cuadrícula, como puede apreciarse en la foto, esto permitirá que se hagan antes y que queden más jugosas, que cojan bien el aceite.
Picamos muy bien el ajo, necesitaremos varios dientes dependiendo de la cantidad de patatas que vayamos a cocinar. Picamos el perejil y la pimienta, si hemos decidido ponérsela.
Rociamos con aceite de oliva cada patata y después salamos y cubrimos con la mezcla de ajo, perejil y pimienta, ponemos otro chorrito de aceite en la bandeja del horno y listas para hornear.

Horneamos a 200º, vamos cada 10 minutos volcando el aceite de la bandeja sobre cada patata con una cuchara, así quedaran más jugosas por dentro y cuando pinchemos con un tenedor la patata más grande y entre suave es que ya están listas. El resultado serán una deliciosas patatas asadas blanditas y jugosas por dentro y crujientes por fuera.

 Hoy toca un postre muy fácil de elaborar y que os llevará poco tiempo, además no hace falta horno ni nada, es en frío. Lo descubrí hace poco tiempo en el blog de La cocina de aficionado, y la verdad es que ha sido un éxito, si vas a tener visita y no tienes muchas ganas de encerrarte en la cocina, o si te han invitado y no sabes qué aportar, con esta sencilla receta no fallas, está buenísima. Yo encontré todos los ingredientes en el Mercadona.

Ingredientes:

1 bote de crema de cacaco
12 obleas o las que tú quieras ponerle
Almendra crocanti

Colocamos una oblea sobre una base lisa y comenzamos a cubrirla de crema de cacao una capa muy fina es suficiente y colocamos otra oblea encima, y repetimos la operación, así hasta que lleguemos al punto que queramos y cubrimos la última oblea con más crema y repartimos la almendra crocanti. Así de rápido tenemos listo un postre delicioso. Yo lo conservo en la nevera.

1 Comment

Me encanta trabajar con el hojaldre, hoy traigo un plato muy rico para una merienda, o como picoteo. Es sencillo y rápido y tampoco hace falta ser un experto cocinero, pero presentando estos croissants quedarás como si lo fueras.
Ingredientes:
1 Lámina de hojaldre
Bacon en tacos
Una barrita de queso del que más te guste, yo le pongo de oveja.
Mantequilla
Cortamos la lámina de hojaldre en triángulos, untamos con un poquito de mantequilla, para que queden más blanditos y esponjosos por dentro. En la base del triángulo colocamos el queso y el bacon amontonados y comenzamos a enrrollar.
Una vez dados forma, metemos al horno precalentado a 200º durante más o menos 15/20 minutos, cuando cogen colorcito los sacamos dependiendo de si nos gustan más tostados o menos. A disfrutar.

Esta es una receta que parte de lo mucho que me gustan los champiñones y el relleno de una receta de hojaldre. El resultado está buenísimo, y además no lleva mucho tiempo ni tiene complicaciones, que para los que no somos expertos cocineros está muy bien.

Ingredientes:

1 bandeja de champiñones grandes.
Bacon en taquitos.
Queso azul.
2 ó 3 dátiles.
Queso de oveja.

Limpiamos bien los champiñones y les quitamos el rabito para dejar hueco para el relleno.(Yo no tiro los rabitos, aunque no sirvan para esta receta yo los hago láminas y los cocino al ajillo con una guindilla y ocasionalmente les revuelvo un huevo, pero eso es otra receta).
Una vez limpios procedemos a rellenarlos con el bacon, el dátil bien picadito, y un poco de queso azul, y lo coronamos con un taquito de queso de oveja o del que más os guste.
Introducimos en el horno a 180º y en 20 minutos tenemos un plato muy sabroso.